domingo, 27 de mayo de 2012

TE TENGO


Por qué si está allí
por quien esperaste, tanto tiempo.
Te tiendo la mano, no puedes ver,
mi hermano, que el sol brilla en múltiplos
como si te enhebrara la tenebrosa tu alma
porque el sol es un solvente potente y así
no queda nada.
Hablabas y tu lengua era una espada
para escindir el Verbo
amaste prescindir de él,
entonces no llorés
y te quejés que preferís dar la vuelta
pero no encarar
para no encarar
la realidad,
tan buena
tan noble
tan tremenda
pisada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario